Sensaciones de una Cuarentena Prolongada por COVID-19

Hoy es Lunes 4 de mayo de 2020, día N°50 de cuarentena en Perú a causa de la pandemia por el virus COVID-19. Me animo recién a escribir algo sobre este tema en mi blog porque aunque tenía mucho por contarles y desahogarme, no sabía si era el momento adecuado. Lo que menos quisiera es que se piense que por tener un blog donde escribo generalmente sobre moda, no tengo derecho a escribir sobre estos temas.

Los primeros 30 días de este periodo de aislamiento social obligatorio los sobrellevé más o menos bien. Gracias a mi personalidad y que disfruto de estar en casa, no se me hizo una tortura quedarme en casa durante las primeras 4 semanas, pero luego del primer mes, comencé a sentirme estresada, atrapada, encerrada y ansiosa.

Por ratos me daba ganas de llorar, por otros solo quería dormir, pero a la vez tenía que estar alerta porque hago trabajo remoto desde casa y tengo que cumplir con horas de trabajo a la semana. Sé que a muchos esta época les ha servido para unirse más con sus familiares cercanos, para volverse a conectar con gente, para hacer muchas recetas de cocina y repostería, para ponerse en forma, pero yo solo quería que me dejen estar bien conmigo misma.

Quizás esto pueda parecer egoísta, pero tengo tantas ganas de no tener que preocuparme por un mañana, de no sentir esta incertidumbre diaria, de ver tanta gente inconsciente que no acata las normas y medidas de protección sanitaria, y a la vez de ver a tanta gente sufrir porque se quedaron sin trabajo, porque no tienen comida para darles a sus hijos. Es demasiado.

No les había contado, pero tenía un viaje programado para los meses de Abril y Mayo y he tenido que postergarlo, sin la certeza de que las nuevas fechas me permitan viajar este año. No sabemos hasta cuándo las fronteras volverán a abrirse a nivel mundial.

Felizmente no tengo hijos. Creo que con hijos, sería mucho más difícil. Por lo pronto debo preocuparme por mantenerme bien de salud, para que a su vez mis padres no enfermen; y pedirle a Diosito que me permita conservar mi trabajo porque debido a la coyuntura, es muy probable que muchas empresas comiencen a reducir personal o al menos los sueldos.

A fines del año 2019, estaba feliz porque por fin haría realidad mi sueño de viajar por casi 1 mes al extranjero, pero luego ese sueño se ha visto suspendido en el tiempo y el espacio. Solo me queda admirar el cielo por las tardes y sus colores hermosos que aún nos regala el sol. Creo que una de las pocas cosas buenas de esta cuarentena es que ha permitido que el cielo limeño luzca especialmente bonito, despejado, con muchas estrellas visibles por la noche.

Cuando me hace falta un abrazo o abrazar a alguien, abrazo fuertemente a mi perrita, a mi bebita canina Tiny; ya que por precaución trato de no tener tanto contacto físico con mis padres. Ellos me lo han pedido así y lo respeto. A Tiny sí la puedo llenar de besos y abrazos.

Dios quiera que podamos salir adelante y esta cuarentena prolongada llegue a su fin pronto en Perú, pero con la seguridad sanitaria necesaria que nos permita reactivar la economía, sin la tristeza de más muertes.

Un abrazo a todos y los animo a dejar sus comentarios contándome cómo están sobrellevando la cuarentena.

Besos,

Ana López Jiménez

IG: @fashioneverywhereperu

Sígueme en todas mis redes sociales para estar al tanto de nuevas publicaciones:

2 Comments

  • es una muy buena la percepción que tienes de esta pandemia… todos pasamos por algo similar y diferente a la vez…

Agregue un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.